Aminoácidos

Otro elemento fundamental en las enmiendas orgánicos, son los aminoácidos. Los fisiólogos vegetales han demostrado que, además del carbono, hidrógeno y oxígeno, son trece los elementos químicos que se consideran esenciales, para la vida de las plantas. De éstos, el más importante con diferencia es el nitrógeno. La fertilización tradicional no siempre consigue su objetivo. Situaciones de estrés hídrico, térmico o fitotóxico, pueden impedir que las plantas absorban el nitrógeno disponible y lo utilicen para sus procesos biosintéticos. Estos problemas pueden solucionarse, valiéndose de los conocimientos más modernos de fisiología vegetal utilizando elementos básicos de la biosíntesis, es decir LOS AMINOÁCIDOS. Estos constituyen la base fundamental de cualquier molécula biológica, y son compuestos orgánicos. No puede realizarse proceso biológico alguno, sin que en alguna fase del mismo intervengan. Las proteínas son sustancias orgánicas nitrogenadas de elevado peso molecular, y todas están constituidas por series definidas de aminoácidos. Los aminoácidos son por tanto las unidades básicas de las proteínas. La mayoría de las proteínas contienen veinte aminoácidos.

Las plantas sintetizan los aminoácidos a través de reacciones enzimáticas, los cuales conllevan un gran gasto energético por parte de la planta. Partiendo del ciclo del nitrógeno, se plantea la posibilidad de poder suministrar aminoácidos a la planta, para que ella se ahorre el trabajo de sintetizarlos, y de esta forma poder obtener una mejor y más rápida respuesta en la planta. De esta forma los aminoácidos son rápidamente utilizados por las plantas, y el transporte de los mismos tiene lugar nada más aplicarse, dirigiéndose a todas las partes, sobre todo a los órganos en crecimiento.

Estos además de una función nutricional, pueden actuar como reguladores del transporte de microelementos, ya que pueden formar complejos con metales en forma de quelatos.

La calidad de un producto, a base de aminoácidos, tiene relación directa con el procedimiento empleado para su obtención. Todos los abonos orgánicos, se pueden utilizar en cualquier especie vegetal y su aplicación es normalmente mediante el riego.

En definitiva, las funciones específicas que se buscan al utilizar los aminoácidos son las siguientes:

Incrementar los mecanismos naturales de defensa frente a situaciones de estrés:
• Contribuir a los mecanismos de resistencia por regulaciones osmóticas.
• Proteger y fomentar la actividad enzimática.
• Retrasar la senescencia de la planta.

Acción bioestimulante y/o fitohormonal:
• Acortar el ciclo de síntesis de proteínas y los independizan de los factores ambientales desfavorables.

Acción Quelatante:
• Mejoran la absorción de microelementos y translocación de fertilizantes y fitosanitarios.

Intervenir en la nutrición, germinación y desarrollo del tubo polínico.

familia de Productos