NUTRITERRA
INHIBIDOR DE NITRIFICACION

Uno de los nutrientes de los que más abusamos y más efecto visual tiene sobre nuestras plantas es el nitrógeno. Es por esto último que, a diferencia de otros muchos, es utilizado muchas veces sin medida y con cierto abuso. De ahí que muchas plantas tengan un crecimiento exageradamente rápido y con mucha formación de hojas y tallos, pero esté descompensado con respecto al resto de nutrientes. 

En el equilibrio nutricional de una planta radica el éxito, y no siempre el “uso generoso” de un nutriente va a hacer que nuestros cultivos estén más fuertes o produzcan más.

De ahí que hace unos cuantos años lleve desarrollándose una tecnología de inhibidores de la nitrificación.

Las distintas fases del nitrógeno

Cuando nosotros aplicamos materia orgánica a un suelo (sea animal o vegetal), junto con fertilizantes que contienen nitrógeno, estamos aplicando distintas fases de este elemento que tienen un comportamiento totalmente distinto en el suelo.

Es por ello por lo que hay que saber gestionar qué fase del nitrógeno aplicar según la época en la que nos encontremos.

Uno de los conceptos que tradicionalmente tenemos es que las plantas sólo pueden asimilar la fase de nitrógeno conocida como nitrato (NO3-), una de las más sencillas de absorber dentro del catálogo de fertilizantes que aplicamos de forma exógena. Sin embargo, hace tiempo que muchos estudios e investigaciones nos vienen a decir que la fase amoniacal también puede ser absorbida por la planta. De hecho, casi tan fácil (muchas veces por difusión pasiva) como la fase nítrica.

De hecho, un buen fertilizante starter, que favorezca un enraizamiento rápido y adecuado, incluiría una mezcla a partes iguales de la fase nítrica (NO3-) y amoniacal (NH4+).

El primero, la forma de nitrato (NO3-) favorece la elongación de las raíces laterales, aquellas que mejoran la asimilación de los nutrientes. Por otro lado, la forma amoniacal (NH4+), cuando es absorbida, favorece la formación de nuevas raíces.

La forma amoniacal es interesante porque, cuando es absorbida por las raíces, directamente pasa a formar parte del metabolismo de la planta. Por contra, el nitrato (NO3-) debe transformarse, en un proceso contrario, a forma amoniacal (NH4+).

El problema viene cuando la forma amoniacal se volatiliza en forma de amoniaco (NH3) o se absorbe en gran cantidad, llegando a ser tóxico para las plantas cuando supera un umbral de absorción.

Al contrario de lo que se suele pensar, la transformación del nitrógeno en forma amoniacal (sulfato amónico, por ejemplo), no pasa directamente a forma de nitrato. Es necesario una fase anterior, conocida como forma de nitrito (NO2-) antes de pasar a nitrato. Muchas veces ni hemos oído hablar de esta forma de nitrógeno y, de hecho, no es la más importante. Eso ocurre porque el proceso de transformación del amonio (NH4+) a (NO2-) ocurre a la misma velocidad que de NO2- a NO3-. Por tanto, es constante en el suelo.

Lo que se entiende por inhibidores de la nitrificación es modificar el comportamiento de las bacterias que intervienen en el proceso de degradación de las distintas fases nitrogenadas. Sin embargo, hay 2 tipos diferenciados de bacterias o géneros de bacterias que modifican el nitrógeno.

1er paso: del amonio (NH4+) + nitrito (NO2-)
Este proceso de oxidación del nitrógeno está fomentado por bacterias del tipo nitrosomonas. Son bacterias conocidas como oxidantes del amoniaco. En este proceso, es interesante ayudar a controlar la liberación de este elemento con inhibidores de la nitrificación.
2º paso: del nitrito (NO2-) a nitrato (NO3-)
En este paso se produce la oxidación del nitrito a nitrato, fomentado por bacterias del género Nitrobacter. Ambos tipos de bacterias, nitrobacter y nitrosomonas, están bastantes diferenciadas y los inhibidores de la nitrificación actuarán de distinta forma.

NUTRI BRAKE:
La tecnología de los Inhibidores de la Nitrificación data de los años 60 (Nitrapyrina en USA), luego con diversas moléculas y en la década de los 80 cierto desarrollo en Europa con la molécula Dicyandiamida (DCD), pero sólo tuvo un desarrollo comercialmente importante a partir de la década del 2.000 con la introducción de fertilizantes con la molécula 3,4 DMPP.

El objetivo principal de estas moléculas, Inhibidoras de la Nitrificación, es disminuir la contaminación con Nitratos de las napas freáticas, estos Nitratos pueden provenir de fertilizantes Nítricos propiamente tales y/o de los fertilizantes Amoniacales convencionales donde el amonio de estos se transforma rápidamente a Nitrato por acción de las bacterias del suelo llamadas Nitrosomonas, dejando así al Nitrógeno susceptible de ser lixiviado, incluso en Fertirriego.

El Amonio se fija en el complejo arcillo-húmico y por esto no se lixivia, por lo tanto, si al agregar un fertilizante Amoniacal al suelo, se inhibe la acción de las Nitrosomonas con un inhibidor de la Nitrificación como el 3,5 DMPP de NUTRI BRAKE, se interrumpirá el proceso de Nitrificación y así el Amonio permanecerá, como tal, por más tiempo, aumentando la asimilación por la planta y así la eficiencia del fertilizante Amoniacal o Ureico aplicado.

El modo de acción del DMPP sobre el grupo de bacterias llamadas Nitrosomonas spp., es acoplarse a la enzima llamada AMO (Amonio Mono Oxigenasa) inhabilitándola, sin esta enzima las Bacterias Nitrosomonas spp. no pueden transformar el Amonio en Nitrato, hasta que las bacterias no codifiquen una nueva enzima no habrá nitrificación, una vez codificada vuelve a hacerlo.
Por una parte, el DMPP es específico sobre las Nitrosomonas, no afecta a otras bacterias del suelo y por otra, dado que solo aletarga las Nitrosomonas, es claro que el DMPP es bacteriostático y no bactericida.

NUTRI BRAKE CONTIENE:
Nitrógeno (N): 4,2% - 42 g/L
Fósforo (P2O5): 42% - 420 g/L
3,5 DMPP: 32% - 320 g/L
Siendo así el producto de su tipo con más alta concentración del mercado.

NUTRI BRAKE OFRECE LOS SIGUIENTES BENEFICIOS:
Al Medio Ambiente Disminuye la contaminación de Napas Freáticas con Nitratos.
Al Nitrógeno aplicado Se pierde menos y así hay más recuperación del Nitrógeno aplicado. Así hay más recuperación del Nitrógeno aplicado, tanto en suelos livianos como pesados, diferenciándose del 3,4 DMPP que es más eficiente solo en suelos livianos.
Al Suelo Evita la baja de pH del suelo (solo baja en la rizosfera). Aumenta la absorción de otros Nutrientes, tales como el Fósforo y micronutrientes (Zn, Fe, Mn).
A la producción Al absorber más Amonio, la planta, gasta menos energía para transformar este Amonio en Aminoácidos que si lo hiciera a partir de Nitrato y así aumenta los rendimientos a través del mayor tamaño de los órganos cosechados (fruta de mayor tamaño y/o peso).
El Amonio gatilla una mayor producción de Citoquinina y Poliaminas y, por lo tanto, cambios fisiológicos en las plantas que principalmente se traducen también en una mayor inducción y/o diferenciación de yemas para la temporada siguiente. Aplicado en post cosecha de frutales, recupera eficientemente las reservas y mejorando las cuajas o amarre de frutos.

Familia De Productos