NUTRICIÓN POR SUELO
BALANCE NUTRICIONAL Y PLAN NUTRICIONAL

Las plantas construyen su biomasa utilizando agua, dióxido de carbono del aire, energía de la luz solar y nutrientes tomados del suelo y el agua. Para un óptimo desarrollo de las plantas, los nutrientes deben estar disponibles:

• Como solutos en el agua del suelo.
• En cantidades apropiadas y balanceadas, correspondiendo al instante de la demanda del cultivo.
• En una forma que sea accesible para el sistema radicular (excepto cuando se entrega por vía foliar).

El balance nutricional de cada cultivo significa entregar los trece elementos minerales esenciales para su crecimiento, a saber, N, P, K, S, Ca, Mg, Fe, B, Mn, Zn, Cu, Mo y Cl, en su justa medida y siguiendo las curvas de absorción según el estado fenológico del cultivo, ya que los otros tres son entregados por el agua y el aire.
Para conocer la extracción anual de nutrientes se deben realizar muestreos destructivos (extracción de plantas o árboles completos y su análisis de producción de materia seca y composición nutricional para cada componente) los cuales son impracticables en cultivos comerciales.
No obstante se dispone de bastante información científica que permite orientar la magnitud de estas necesidades en función del nivel de rendimiento que alcance cada plantación.

Distintos ensayos indican que la concentración interna de los nutrientes es variable de acuerdo al tejido, la etapa de desarrollo, la nutrición de la planta y la condición de la planta, mientras el peso seco de cada componente de la biomasa es dependiente de la condición del sitio y del manejo que se dé a la plantación, en términos de poda y carga frutal.

La demanda de nitrógeno corresponde a los requerimientos de N del crecimiento anual de las plantas frutales en plena producción, con un crecimiento y nutrición equilibrada, dentro de un determinado ecosistema frutal. (Silva y Rodríguez, 1995).

El crecimiento anual puede variar en distintos ecosistemas de acuerdo a diferentes factores del clima o del suelo. También, puede ser distinto de acuerdo al nivel tecnológico o manejo de una determinada área frutícola o de un cultivo en particular. El crecimiento anual alcanzable en distintos ecosistemas frutales, (para una producción equilibrada) determina a su vez una demanda diferente de N. (Silva y Rodríguez, 1995).

La acumulación de fotosintatos en los distintos componentes del crecimiento anual, genera una demanda de N para la formación de los compuestos nitrogenados que conforman las estructuras celulares o son responsables de las reacciones metabólicas.
Los componentes del crecimiento anual considerados en la demanda de N son los siguientes: (Silva y Rodríguez, 1995).

• Frutos.
• Hojas.
• Brotes.
• Raíces.
• Incemento estructuras permanentes.

La biomasa de cada uno de estos componentes depende de la producción alcanzable en el huerto de acuerdo a las condiciones del ecosistema y del manejo. (Silva y Rodríguez, 1995).

Cálculo de Demanda

Primer paso
Para obtener un balance nutricional adecuado, se deberá calcular la demanda de los distintos elementos nutricionales (N, P, K, Mg, etc.), y de los distintos componentes del crecimiento anual (hojas, frutos, brotes, estructuras permanentes, etc.), en base a la producción esperada.
Es importante considerar la producción total (exportable + desecho), ya que el desecho también será un punto de atracción de nutrientes.
La demanda nutricional para diferentes especies y producciones esperadas se encuentra tabulada en bibliografía

Segundo paso
Una vez calculada la demanda total en Kg. de elemento por ha se deberá realizar la conversión del elemento a la forma asimilable, por ejemplo si se tiene una demanda total de 50 Kg. K /ha se multiplicará por 1,2 con ello se obtendrá 60 Kg. de K2O/ha.

Tercer paso
Luego de tener la demanda total en la forma asimilable, se debe considerar la eficiencia del elemento.
Este paso suele ser el mas difícil de determinar ya que depende de muchos factores que intervienen entre si como tipo de suelo, elemento considerado, sanidad de raíces, eficiencia de riego etc.

Cuarto paso
Se descuenta de la extracción anteriormente calculada todos los aportes encontrados en suelo, aportes orgánicos, agua etc. Este es un paso importante ya que necesitamos contar con información como análisis de suelo, foliares, de reserva etc. y saber interpretarlos para llegar a un adecuado nivel nutricional.
Una vez obtenidos estos valores, ya estamos en condición de determinar la demanda total del cultivo.
El otro dato muy importante es conocer las curvas de absorción de nutrientes por etapa fenológica, la cual determinará las proporciones que cada cultivo demanda de sus necesidades nutricionales.
Con los datos de la curva de absorción y la demanda total de nutrientes estamos en condiciones de poder formular las diferentes soluciones fertilizantes para cada etapa fenológica.
En cada cultivo expuesto, uva, olivos, frutas de carozo y hortícolas, se puede visualizar a modo de ejemplo como se presentan las distintas soluciones fertilizantes por etapa fenológica y las cantidades aportadas.