Armar un año laboral que anticipe menos estrés

Con el arranque de febrero el comienzo del año laboral ya es un hecho, y la rutina se establece con la vuelta a la oficina y al campo. El inicio del año es un momento clave para tomarse un tiempo y pensar en cómo planificamos el 2023: ¿existen medidas que podamos implementar para evitar el estrés laboral? Desde Nutriterra proponemos una serie de ideas para evitar llegar a diciembre con un malestar ocasionado por el trabajo. 

Planificar para aliviar
El paso inicial y de mayor relevancia es elaborar un plan de cómo sucederá el año y qué esperamos de nuestro campo. Establecer una línea temporal desde hoy hasta diciembre y detallar en cada mes qué actividad tendremos que realizar según las etapas de los cultivos. Con este plan en mente, podemos coordinar el año junto a un asesor y planificar la compra y aplicación de todo tipo de fertilizantes y soluciones. Anticiparnos a los momentos del año, conocer qué estaremos aplicando, cómo y con qué costo aproximado, evita la carga de decisiones futuras, lo que genera alivio mental en los próximos meses. Una tarea de planificación macro supone una mayor carga de trabajo inicial pero con el objetivo de reducir las demoras y olvidos en el mañana.

Para guiarnos en cómo realizar esta planificación será esencial revisar cómo sucedió el 2022 y entender resultados, poniendo en valor aquellos valores positivos que se quieran incrementar y prestando atención a los resultados negativos que se puedan prever. 

Anticipar las crisis

De la mano de la planificación, será importante tener en consideración aplicar previsibilidad para aquellas situaciones que normalmente no podemos anticipar: por ejemplo, tormentas y grandes lluvias. Si bien no es posible conocer anualmente con qué condiciones climáticas nos enfrentaremos, podemos prever aquellas épocas con mayor presencia de granizo, lluvias o similar. 

Pero bien, ¿qué podemos hacer para situaciones que desconocemos? El consejo aquí es asesorarnos sobre fertilizantes y productos que estén pensados para o que ayuden ante ciertas condiciones climáticas. Como muestra de este tipo de productos podemos nombrar a Raisan Cobre, que con su aplicación tras lluvias fuertes, tiene la funcionalidad de evitar la aparición de hongos y bacterias en los cultivos. Tener un catálogo o inventario de estos productos nos soluciona con mayor rapidez la acción futura, ya que activaremos su aplicación con mayor celeridad y estaremos cubiertos, evitando comenzar un proceso de búsqueda apenas nos encontremos en aprietos y que dicha aplicación demore más días. 

Elegir un aliado 

En el desarrollo del año será clave contar con un equipo que nos acompañe en cada proceso. El equipo de Nutriterra realiza un asesoramiento continuo a sus clientes, con presencia en campo periódica y análisis de resultados para siempre mejorar. Nuestros fertilizantes líquidos, además de ser a medida para cada campo y cultivo según sus propias condiciones de clima y suelo, ofrecen soluciones para cada etapa fenológica, lo que propicia un servicio integral. 

Se trabaja junto a un equipo de ingenieros con amplia experiencia, y además contamos con asesores comerciales listos para resolver consultas y coordinar la compra o adquisición de servicios. 

Existen múltiples factores que desconocemos y no podemos anticipar, más aún si tenemos en cuenta que nuestro país enfrentará un año electoral, pero la propuesta desde Nutriterra para este arranque es buscar planificar qué haremos en nuestro campo para finalizar las cosechas con resultados precisos. 

¿CÓMO TE AYUDAMOS?

Hacé tu consulta a nuestros expertos en nutrición vegetal y te responderemos a la brevedad.